Inicio > Historias > Galois

Galois

por Malambo en Bloxito.Otras cosas | 2007-05-31 | 5 Comentarios


Con la certeza de que iba a morir escribió en una sola noche su magnífica obra. Sin pausas recopiló, organizó, extendió, profundizó y aclaró ideas. Cada tanto se detuvo para anotar en los márgenes: «no tengo tiempo suficiente». Al alba, exhausto, dejó caer la pluma a un costado. Había encontrado la solución. Se vistió acorde a las circunstancias y pistola en mano caminó hacia las afueras de París. Tenía 20 años.

Évariste Galois se detuvo a 25 pasos de los perdigones que desgarrarían su vientre. Levantó el brazo y apuntó. Dos estallidos asíncronos despedazaron el silencio de la mañana parisina del 30 de mayo de 1832. A continuación, primero las rodillas y luego el rostro del joven Galois se hundieron en el fango. Los padrinos y el retador se dispersaron satisfechos. Évariste Galois murió en el Hôpital Cochin en brazos de su hermano al día siguiente, hace exactamente 175 años. En el rimero que había dejado en su escritorio, en el centro de la última hoja se leía «une femme».


Bloxito.Otras cosas | Galois (2007-05-31 01:42) | 5 Comentarios

Etiquetas:

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://bloxito.blogalia.com//trackbacks/49863

Comentarios

1
De: La Materia Oscura Fecha: 2007-05-31 22:49

Tengo entendido que eso de que escribió su mejor obra durante su última noche es una leyenda romántica...



2
De: Malambo Fecha: 2007-06-01 07:22

La historia es, en verdad, muy romántica. Me crucé con ella por primera vez en un curso de ecuaciones diferenciales en derivadas parciales y desde entonces quedé impactado. Hace poco me compré "Ascenso infinito. Breve historia de las matemáticas" de David Berlinski, quien vuelve a narrarla en el capítulo correspondiente a Grupos.

Dice Berlinski en una parte:

Con la llegada del alba, la aportación de Galois al pensamiento llegaba a su fin. Confió el trabajo de su última noche -su testamento- a su amigo Auguste Chevalier, el manuscrito, manchado de tinta y cargado de pasión, todavía sobrevive, aprisionado entre cristal, como objeto de veneración entre los matemáticos (...) En 1846 el matemático francés Joseph Liouville publicó una versión editada del último trabajo de Galois en el Journal de Mathématiques...



Efectivamente, es una bella historia.



3
De: juan arenas Fecha: 2007-06-01 17:34

Muy buenos textos (éste en especial); perdón por la escasa originalidad en el comentario, que de tan escasa le quita significado. Pero no ebcuebtro por ahora otra fórmula: muy buenos textos.
Un saludo.

juan



4
De: Malambo Fecha: 2007-06-01 18:19

Gracias Juan. Viniendo de vos (de ti) es un halago y un honor. Saludos.



5
De: Avk77 Fecha: 2007-06-04 00:44

¡Siempre me ha dado mucha pena esta historia!. Fue un gran y jovencísimo matemático y quién sabe cuánto más conocimiento hubiera aportado sino fuera una vez más por la estupidez humana...



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 107.22.63.172 (bf0f340255)
Comentario

portada | subir
La barra superior pertenece a Tobias Bergius (Listamatic)
(CC) 2005-2007 - Malambo