Inicio > Historias > Cómo predecir la evolución sin saber nada

Cómo predecir la evolución sin saber nada

por Malambo en Bloxito.Otras cosas | 2006-10-03 | 0 Comentarios


Suponte que perteneces a la mesa de directorio de una empresa. Suponte, además, que un día empiezas a recibir e-mails que al principio descartas como spam, pero que luego, por casualidad, lees y verificas que la predicción que hay allí es correcta.

El mail dice algo como esto:

Estimado colega:
Aunque nuestra empresa es nueva, nuestros asesores tienen amplia y comprobada experiencia en la predicción de la evolución de mercados. Ahora que ya no nos considera spam queremos que sepa que nuestra intención es que Ud. nos contrate. Cuando lo haga tendrá a su disposición, con la más absoluta reserva de identidad, toda nuestra gama de servicios de predicción financiera. Sin embargo, como un pequeño botón, queremos ganarnos su confianza y avanzarle una breve muestra de nuestro servicio. Cuando Ud. crea conveniente, llámenos al 0800.xxx.xxxx o haga click aquí [dirección web] para contratar nuestro servicio FinancePre.

Predicción de esta semana:
El índice Dow Jones caerá frente al Bovespa. Aconsejamos distribuir sus inversiones según este dato.

Para obtener más datos y análisis detallados, contrate nuestro servicio FinancePre.


Revisas el diario hoy y ves que dice que, efectivamente, el Dow Jones cayó frente al Bovespa. Predicción genérica, tuvieron suerte, piensas. Cualquiera podría haberlo acertado, tenían la mitad de las probabilidades de hacerlo. La semana siguiente llega otro mail y lo abres con curiosidad, a ver qué dicen. Mismo encabezado, misma falta de precisión:

Predicción de esta semana:
El Ibex 35 ganará posiciones frente al Nikkei. Aconsejamos que tome recaudo de esta información y actúe en consecuencia.


Vuelven a acertar y lo siguen haciendo las semanas siguientes. Para la quinta semana de aciertos concecutivos te empiezas a preguntar quienes son estas personas. Indagas entre tus co-directores de la forma más parca posible, no vaya a ser que los tipos (así los llamas ahora) realmente sepan, manejen data a la que tú ni tus allegados tengan acceso y estés regalándoles tu pepita de oro a ellos, tus potenciales competidores. No los conocen. Buscas en Internet, pero no hay referencias certeras de la firma. Suficiente por hoy, piensas. Pero llega un nuevo mail con su correspondiente predicción. Esta vez pasas a la acción, les haces caso. Pero como no hay cifras arriesgas una ínfima cantidad de tu capital personal poniendo un poco de tu intuición.

Como vinieron haciendo hasta ahora, aciertan; la novedad es que tú has ganado una módica cantidad de dinero. La idea de que podrías haber arriesgado un poco más y de que los tipos en verdad saben de lo que hablan queda flotando en el aire. Está bien que no te hayas arriesgado, eres cauto, no tenías la suficiente cantidad de información, no los conoces. Tal vez con el servicio de pago incluyan cifras exactas o por lo menos intervalos razonables y ahí sí. Te parece que involucrar a la compañía sería una buena opción, pero también sabes que el directorio es muy escéptico y es refractario a las anécdotas personales. Los ejemplos no demuestran. Debes arriesgarte tú solo primero, luego del éxito personal irás por el ascenso en la empresa.

¿Cómo hacen para acertar? ¿Qué es lo que saben ellos que tú no? ¿Dónde está la fuente información? ¿por qué la compartirían? Quizá si llamas y contratas el servicio por un mes puedas develar el misterio y si no, qué más da, igual harías un buen negocio.

Mail, predicción, acierto; otro mail, predicción, acierto. Llamas al 0800. El contrato es por lo menos por 6 meses y el servicio mínimo cuesta 300 mil dólares... por adelantado. Compartirán sus datos contigo y con otros pocos afortunados a cambio del dinero porque quieren acelerar el dominio en la bolsa inyectando recursos frescos de varios sectores del mercado. Te queda claro que eres una especie de asociado que encima paga. No te responden cuestiones relacionadas con el conocimiento. La apuesta es muy elevada, piensas un instante, tiendes una red mental de créditos, hipotecas y prestamos. Aceptas.

No entiendes cómo de buenas a primeras has quedado en la ruina. Con tantas y tan buenas señales que habían dado, ¿cómo es que en la última, por la que pagaste 450 mil dólares por adelantado no hubieran acertado ni siquiera una predicción? ¿Cómo es que acertaban antes?

Una pentium conectada a Internet, no más que eso y migas del desayuno hay sobre la mesa de una cocina. El teclado tiene manchas. Menos de dos años de "investigación" costó recabar y actualizar los mails y números de los móviles de 100 mil personas con suficiente poder adquisitivo. Es una suerte que muchos se prendan en esas estúpidas cadenas para salvar de lejos y sin involucrarse la vida de alguien que está en dificultades. Está bueno que muchos como tú crean que con reenviar un mail a sus amistades hacen lo suficiente para ayudar a otra persona que no sea aquella que controla la cadena. Cincuenta mil de esas cuentas serían descartadas en la primera ronda. Había dos opciones:


A:
Predicción de esta semana:
El índice Bovespa caerá frente al Dow Jones. Aconsejamos distribuir sus inversiones según este dato.

B:
Predicción de esta semana:
El índice Dow Jones caerá frente al Bovespa. Aconsejamos distribuir sus inversiones según este dato.


Tuviste la mala suerte de pertenecer al grupo de 50 mil personas que recibieron el mail con la opción B, que luego ocurrió en la bolsa. Las otras 50 mil personas no volvieron a saber de FinancePre, pero ustedes, los 50 mil que habían recibido ese mail pasaron a la siguiente ronda. Esta vez las opciones fueron las siguientes:


A:
Predicción de esta semana:
El Ibex 35 ganará posiciones frente al Nikkei. Aconsejamos que tome recaudo de esta información y actúe en consecuencia.

B:
Predicción de esta semana:
El Nikkei ganará posiciones frente al Ibex 35. Aconsejamos que tome recaudo de esta información y actúe en consecuencia.


Nuevamente tuviste mala suerte. Tu grupo fue el de los 25 mil que recibieron el mail A. Todos ustedes vieron que FinancePre, de la que ahora nadie puede comprobar su existencia, acertaba dos veces y todos empezaban a sospechar que los tipos algo sabían. En la siguiente ronda, 12500 fueron los desafortunados quienes por tecera vez recibieron un mail que la semana siguiente se correspondería con la realidad. La otra mitad había recibido dos aciertos y un error. ¿Qué dices tú? ¿Qué tan enceguecidos por el dinero fácil estarán esas personas? ¿Cuántos serían capaces de perdonar un pequeño errorcito? (Te sorprenderías).

Seis mil doscientos cincuenta fueron las personas que para la cuarta ronda habían recibido un acierto tras otro de FinancePre. Cuatro aciertos. Nadie acierta tanto sin saber, ¿no?... Bueno, estás viendo que sí. Es posible hacer predicciones y acertar varias veces consecutivas disfrazando el azar. Hay una sola condición, que quienes integran los grupos no se conozcan. Tu avaricia y la avaricia de los que son como tú me favorecieron.

Las siguientes cinco inmaculadas predicciones las recibieron 3125 personas. Las seis predicciones consecutivas sin error fueron recibidas por 1562, 781 (nuevamente la mitad) recibieron siete predicciones y 390 las ocho finales, que fue justo cuando tú llamaste. Es sorprendente. Trescientas personas llamaron y casi la mitad, 176 para ser exactos, pagaron entre 300 mil y 500 mil dólares por un espejismo. Si comparas este grupo con el inicial de 100 mil te podrá parecer que no es muy numeroso; sin embargo, igual que en ti, en todos ellos los aciertos y la codicia despertaron una fe inquebrantable muy fácil de guiar.

El ser humano se resiste a aceptar al azar como generador de complejidad, tiene la necesidad de creer que toda estructura compleja debe tener detrás un diseñador inteligente. Es la base de la superstición. No te angusties, esto demuestra que eres humano. Pero ahora que has pagado caro tu creencia, ahora que estás en la ruina, tal vez te convenzas: ¡No hace falta ningún diseñador inteligente! Tú has sido víctima de un juego de azar, dio la casualidad de que fuiste tú, pero podría haber sido cualquier otro. Nunca me hizo falta saber nada de la evolución de los mercados para hacerte creer que detrás de las predicciones acertadas había una inteligencia presente. Apenas fue un programa de ordenador que dividía a la mitad los grupos y descartaba aquellos que no recibían las predicciones correctas. Lo lamento, no fue nada personal.


Bloxito.Otras cosas | Cómo predecir la evolución sin saber nada (2006-10-03 02:22) | 0 Comentarios

Etiquetas:

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://bloxito.blogalia.com//trackbacks/43424

Comentarios

Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 107.22.52.86 (048d1f134e)
Comentario

portada | subir
La barra superior pertenece a Tobias Bergius (Listamatic)
(CC) 2005-2007 - Malambo