Inicio > Historias > Comunicación fragmentada en la diversión impersonal

Comunicación fragmentada en la diversión impersonal

por Malambo en Bloxito.Reflexiones | 2006-03-30 | 2 Comentarios


La seguridad de la rutina debió conferir a nuestros antepasados ventajas biológicas. Quienes no incursionaban en aventuras amenazadoras dejaban más descendencia que aquellos que se arriesgaban al conflicto. Sin embargo, el refugio no podía convertirse en blindaje, debían sobrevivir. Aquellos que todavía no eran los que ahora somos comprendieron que viviendo en comunidades podían criar la prole con mayor eficacia. Salían juntos a cazar y para lograr las mejores presas, vitales para alimentar la unidad social emergente, no pudieron eludir la comunicación. El botín fue a la vez sustento, acicate y símbolo. La señal, al principio gutural y fragmentada, mutó de gruñidos a monosílabos y luego los enlazó en frases. Desde entonces, aventura y comunicación fueron íntimas y se inmiscuyeron tan hondo en el laberinto de la memoria que terminaron por constituir nuestra esencia.

La fragmentación de la comunicación es una herramienta fundamental para la venta de los productos de la industria del ocio. La diversión actual, con el escaparate lleno de aventuras sin sobresaltos que imitan imitaciones de una realidad globalizada, nos arroja a un vórtice profundo de soledad insatisfecha. El éxito de las fábricas de entretenimiento depende de la producción de una norma y de que la dispersión desde dicha normalidad sea mínima. La comunicación fragmentada no deja a las personas ver que están solas en medio de una multitud, que el plexo se deshace en bruma y la palabra enfocada en murmullo. El natural esfuerzo de integración a un grupo convierte a esas personas en normales dependientes de aventuras impersonales, que las dejan insatisfechas, por lo que vuelven a consumir aventuras impersonales...

Robots homogéneos, con sonidos circulares, inmóviles, atados a las paredes unos al lado de otros, desde sus pantallas disparan rayos de abulia y aislamiento a aquellos que creen ser los amos. La molestia permanente del ruido no los deja penetrar en su propia interioridad ni en la de otros, los convierte en un engranaje más de la máquina, y mientras tanto las fichas siguen cayendo. Brazos y caderas se agitan intentando flotar en monótonos tifones de ruido y relámpagos. Pero aislados y lejanos sucumben en las aguas de la incomunicación, que los ahoga toda la semana y los revive el sábado por la noche, sólo para volver a ahogarlos en aguas menos sutiles el domingo a la madrugada. A la tarde, cuando vencen los plazos de la diversión, el deporte no embarra ni cansa ni suda, se transforma en mirar deporte y después en comentar deporte o, peor aún, en mirar comentar deporte. La máquina de despersonalizar sigue en marcha.

La incomunicación, o su expresión velada, la comunicación fragmentada, con su carga de brevedad, incompletitud y urgente satisfacción de lo inmediato, poda la arborización cultural de la gente. Y como la libertad no es el ejercicio de lo que no está prohibido sino la posibilidad de ejecutar los sueños, la comunicación fragmentada, al diezmar ideales coartando fantasías, nos convierte en personas menos libres, más dependientes. La imaginación, ahora reducida, subyugada, monótona, exigua, se agobia ante la variedad propuesta por el mundo y huye a resguardarse en las seguras estanterías homogéneas de las aventuras sin sobresaltos. Huimos del cosmos y caemos en la fatal hélice de la diversión impersonal.

La sociedad actual es más compleja que las primigenias congregaciones de seres humanos. La subsistencia de los que ahora somos, sin embargo, tampoco está garantizada. Nuestros símbolos escuálidos ya no alimentan. Presos en una coraza de individualismo posmoderno vemos pasar lejos la aventura y el compromiso. La máxima agatonista "disfrutar la vida y ayudar a vivir" terminó por resultarnos incomprensible.


Bloxito.Reflexiones | Comunicación fragmentada en la diversión impersonal (2006-03-30 02:57) | 2 Comentarios

Etiquetas:

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://bloxito.blogalia.com//trackbacks/38714

Comentarios

1
De: johanna uribe Fecha: 2007-03-27 00:49

me gusto!!! chevere chevere



2
De: Malambo Fecha: 2007-03-27 01:02

Me alegro, Johanna. Familiares ecos resuenan en tu nombre.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 23.20.192.147 (a3693de7a8)
Comentario

portada | subir
La barra superior pertenece a Tobias Bergius (Listamatic)
(CC) 2005-2007 - Malambo