Inicio > Historias > Energía y masa no son lo mismo

Energía y masa no son lo mismo

por Malambo en Bloxito.Ciencia | 2005-12-24 | 11 Comentarios


Con motivo de la verificación de la ecuación E = m c2 por investigadores del NIST y del MIT, en no pocas bitácoras la interpretaron como una verificación de la equivalencia o la interconvertibilidad entre la masa y la energía. Sin embargo, no es esta una interpretación justificada.

Ni la luz es energía ni la energía es luz, como habitualmente se sostiene. La energía es una más entre otras propiedades que tiene la luz, pero no la única. Con el mismo derecho podríamos decir, entonces, que la luz es espín, o que la energía es frecuencia. Son conceptos relacionados, estrechamente relacionados matizaría, pero no idénticos.

Junto con la luz, la materia compone la totalidad de los sistemas físicos; es decir, dado un parámetro de clasificación como la masa, es posible separar los componentes del universo en dos, los que la tienen y los que no. Al conjunto de todos los sistemas que tienen masa les llamamos materia y a los que no, radiación (o luz). La ecuación de Einstein sólo se aplica a los sistemas materiales.

Por ejemplo, cuando se calienta un cuerpo (e.d., un sistema material) su masa aumenta en una cantidad Δm = ΔE/c2 en correspondencia con su aumento de energía, pero si a un campo de radiación se le agrega más luz sólo aumenta su energía no su masa, porque la radiación no tiene masa.

Para extender la igualdad numérica a los campos de radiación hay que hacer hipótesis suplementarias. Por ejemplo, cuando un protón choca con un antiprotón, ambos se convierten en rayos gamma. ¡Ahí está! ¡La masa se convierte en energía! Pues no. Hay una transformación de materia (que no masa) en radiación (que no energía); es más, en el proceso toda la masa se elimina, pero para obtener la energía del fotón gamma resultante hay que suponer, además, que la energía total del sistema se conserva (cosa que, por supuesto, ocurre). Sin esta suposición adicional no se puede saber nada del fotón resultante, puesto que la teoría especial de la relatividad se aplica sólo a sistemas materiales.

En definitiva, la igualdad numérica de los participantes de la ecuación no implica su identidad lógica.



Bloxito.Ciencia | Energía y masa no son lo mismo (2005-12-24 00:25) | 11 Comentarios

Etiquetas:

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://bloxito.blogalia.com//trackbacks/35963

Comentarios

1
De: Anónimo Fecha: 2005-12-24 02:37

¿los neutrinos son radiación?



2
De: malambo Fecha: 2005-12-24 03:18

Hasta dónde yo sé todavía no se ha demostrado que tengan masa, sin embargo no está todo dicho en ese caso y hay fuertes indicios de que sean parte de la materia del universo.



3
De: Anónima Fecha: 2005-12-24 19:02

esto es (o no es) un off topic:

¡Feliz nochebuena y feliz Navidad!

Abrazos navideños :)



4
De: malambo Fecha: 2005-12-24 19:13

Tu sabes que no es off topic. Gracias Anónima, igualmente para ti, para los que quieres y los que te quieren. Un abrazo inmenso.



5
De: anonimo Fecha: 2010-04-06 03:19

no encontre nada de la inconvertibilidad



6
De: anonimo Fecha: 2010-04-06 03:19

no encontre nada de la inconvertibilidad



7
De: anonimo Fecha: 2010-04-06 03:19

no encontre nada de la inconvertibilidad



8
De: david Fecha: 2012-09-09 03:43

No se si tiene algo que ver,pero creo que todo se reduce a 0.
Si todo el universo esta formado por masa,energia y espacio,y la energia es igual a la masa,que:
Energia-masa + espacio 〓universo;
Si todo el universo vino desde un punto 0 donde no habia ni espacio ni tiempo porque no existia,creo que en ese punto 0 ya existia todo.con lo cual:
Todo〓 nada
E+ 〓 e-



9
De: Santiago Avilés Quevedo Fecha: 2017-02-16 22:36

Se llama materia a lo que existe y constituye de modo real y objetivo los cuerpos que generan el espacio inconmensurable.
La materia existe en la forma de átomos aún no bien conocidos, los cuales son las partículas primigenias portadoras de todas de todas las propiedades fundamentales de la materia. Esta proposición es una hipótesis de trabajo que deberá recibir confirmación experimental posterior.
La cuestión de las propiedades de la materia se aborda con el análisis de sus manifestaciones para encontrar las que tiene carácter general, en el sentido de que están presentes en toda la materia.
Lo que se observa es que todo está en movimiento (dinámica) y que en la mayor parte de la materia que se percibe, está la tendencia al reposo (estática). Esto es el punto de partida de este análisis.
Esta observación sugiere la existencia de materia con una de las dos propiedades mencionadas. La dinámica o la estática. Esta es una cuestión crítica ya que determina un cambio drástico en el concepto de lo que existe.
Según esta noción, la materia es no solo la masa, lo que pesa, si también los es, lo que genera el movimiento y es dinámico en todas sus manifestaciones.
Se propone, entonces, que esto que genera el movimiento, es algo a al o que legítimamente se puede llamar materia, una de cuyas propiedades es la energía, que ahora se mide con el trabajo realizado. Un vez que actúa. A esa materia con energía se le llamará MATERIA DINAMICA, en lo sucesivo. Se le concibe como lo que genera las fuerzas dinámicas y vitales de la naturaleza y como responsable o causa de la totalidad de los fenómenos energéticos y vitales, y de la constitución y comportamiento de los seres vivos dinámicos y los no vivos y del fenómeno evolutivo.
Si esto a lo que se propone ser materia con energía ha de ser materia, entonces también debe de poseer, por lo menos, la propiedad de ser extensa.
De la misma manera, se reconoce a la masa con la materia con inercia, por lo cual se opone al cambio de movimiento y al movimiento mismo. A esta materia con inercia se le llamará MATERIA ESTÁTICA, en lo sucesivo. Se le concibe como lo que genera las fuerzas estáticas y opuestas a la vida en la naturaleza y como responsable o causa de la totalidad de los fenómenos inertes y contrarios a la vida, y de la construcción y comportamiento de los seres antagónicos a la vida, y al fenómeno evolutivo. También posee la propiedad de ser extensa.
La observación del comportamiento de la materia que nos rodea, a la cual se reconoce en este trabajo, como la mezcla de las dos clases de materia que se han propuesto, lleva a proponer como propiedad de estas, las siguientes: Generación de espacio (Extensión), Generación de movimiento (energía), Generación de reposo (Inercia), Interacción entre átomos y Asociación integral entre átomos.
Esta proposición tiene múltiples consecuencias de gran alcance, que modifican en su esencia el concepto que se tenga del universo, si este se ve desde el presente punto de vista.
Considérese por ejemplo, la situación en relación con los principios de conservación de la energía y la masa.
Para físicos y químicos lo que importa, desde el punto de vista de sus intereses científicos, es que tales principios se cumplan, independientemente de sus implicaciones relativas a las mismas energía y masa. Por ello es convenientemente examinar de cerca esas implicaciones.
Desde luego, una idea ya contenida en los principios de conservación es la de que la energía se transforma, y que adopta formas distintas entre sí, en cuanto a su manifestación observable. No obstante, este proceso de transformación siempre resulta obscuro, se consideran ser asuntos de la filosofía, más que de la física o la química; pero en realidad resultan ser del mismo tipo de problema que el del origen del universo.
Por otra parte, es necesario notar que la relación entre la materia y sus propiedades, en cuanto se consideran como tales a la energía y a la masa, no es la misma en ambos casos, en el esquema de pensamiento que se desarrolla, ya que la energía se considera una propiedad de la materia dinámica, y la masa es la materia estática en un estado evolutivo determinado, una de cuyas propiedades es la inercia, que resulta ser la propiedad correspondiente, de la materia estática, opuesta a la energía. Se ve entonces que el concepto de materia dinámica no existe en el conocimiento científico contemporáneo, se debe hacer mención de la situación, para introducir el orden necesario en cuanto al uso de los temimos que se tratan.
Así, en este trabajo, en lo sucesivo, se hablará de materia dinámica al referirse a la energía y materia estática cuando se hable de la masa.
Los principios de conservación implican las propiedades de no creación y de no destrucción del ente físico a que se aplican. Estas propiedades se mencionan de otro modo, afirmando que la energía y la masa carácter increado y son destructibles, lo que implica que no tuvieron principio y no tendrán fin. A lo que tienen estas cualidades, por llamarles de alguna manera, se le califica con el adjetivo “eterno”.
Pero se sabe ahora, y se menciona de esta manera por requerirlo el razonamiento, que la masa participa en la constitución de la materia cuyas características podemos medir o ponderar, con nuestros sentidos o con instrumentos en las porciones finitas, bien definidas y pequeñas, que se llaman partículas elementales y de las cuales algunas, se manifiestan durante tiempos extremadamente cortos.
De la misma manera, la sustancia dinámica participa en la constitución de la materia que podemos medir o ponderar, también en porciones finitas, bien definidas y pequeñas, en forma que ha hecho que no se le reconozca como constituyente de esa materia ponderable. Una manifestación conspicua de la materia dinámica es el fotón, del cual la propiedad que mejor conocemos, es la energía que posee, cuyo carácter cuantizado sugiere que la sustancia dinámica está constituida de componentes elementales discretos, a los que en su momento se les asignará el nombre de átomos dinámicos. Desde luego el fotón no es una entidad elemental, sin componentes. Esto sugiere su interacción con las partículas con masa (efecto Compton), en la que se intercambia parte de sí mismo.
Se ha afirmado entonces, que tanto la energía como la inercia son propiedades de las respectivas clases de materia, la que se mueve por sí misma y la que tiende al reposo por sí misma.
Por tanto, en relación con los principios de conservación mencionados y puesto que están aplicados, el de la energía a una propiedad de la materia dinámica, y el de la masa a la propia materia estática, lo cual hace una diferencia importante, se debe reconocer que la materia dinámica tiene el mismo carácter no creado e indestructible de la energía y que por ello, el principio de conservación debe ser aplicado a aquella, de la misma manera que como lo es a la materia estática, que es reconocida con el nombre de masa.
Los principios de conservación considerados, para la materia con energía y la que tiene inercia, ahora deben formularse de la siguiente manera:
La materia dinámica y la materia estática no se crean ni se destruyen.
Estas dos clases de materia interaccionan entre si y se combinan transitoriamente. En sus combinaciones ambas se conservan y cambian su modo de manifestación, lo cual generó la idea que se transforman.
Por su parte, ambas clases de materia constituyen respectivamente, unidades materiales puras, de la respectiva naturaleza, en las que también se conservan.
La idea de transformación de la energía y la masa durante los procesos en que se conservan, debe de referirse ahora al hecho de que en los procesos de interacción y asociación entre las componentes de las dos clases de materia, estas conservan su individualidad en términos de su cacater indestructible y las manifestaciones que dan, son regidos por las respectivas propiedades de los componentes participantes.
A la substancia que tiene masa (materia estática) y energía (materia dinámica), de la que nuestro cuerpo está hecho, y que hiere nuestros sentidos, se llama aquí, materia ponderable y es una mezcla de las dos clases de materia definidas, en estado evolutivo determinado. Puede estar en cualquiera de los estados conocidos como sólido, liquido, gaseoso e ionizados.
La radiación electromagnética se considera ser materia preponderantemente dinámica, es decir, puede una porción estítica y la radiación constituida de partículas con masa, contiene la componente estática que proviene de la masa.
Por otra parte, la totalidad de los átomos que existen, y que son número infinito, posee la propiedad de generar espacio.
La propiedad de generación de movimiento es exclusiva de la materia dinámica. Esta genera el movimiento, moviéndose ella misma y arrastrando consigo aquello que la rodea y que puede mover.
La propiedad de generación de reposo es exclusiva de la materia estática. Esta genera el reposo, poniéndose en reposo ella misma e impidiendo el movimiento de aquello que la rodea y que puede retener.
Estas dos últimas propiedades son contradictorias entre si y constituyen la raíz causal de la contradicción universal. No coexisten en el mismo átomo.
Cada átomo posee como atributo o propiedad una u otra de estas dos propiedades.
La totalidad de los átomos que existen, posee las propiedades de interacción y asociación entre ellos. La propiedad de interacción se da entre todos los átomos y la propiedad de interacción integral se da solo entre átomos de la misma esencia, dinámica o estática.
Esta formulación de las propiedades de la materia se desprende de los principios de conservación, en cuanto que siendo increada la materia, ha sido siempre como lo es actualmente. Es decir, que sus propiedades fundamentales deben tener la calidad de inmutables, o como se menciona en el lenguaje de la Física, son invariantes frente al tiempo y respecto de transformaciones de todo tipo, en caso de que se les describiera con respecto a un marco de referencia. En cambio, en su devenir temporal espacial, su manifestación cambia según el entorno, la circunstancia concreta en que se encuentran los átomos, y el nivel de integración evolutiva que haya alcanzado.
Los átomos de que se habla no han sido todavía concebidos por los físicos y por ello, tampoco han sido descubiertos, puesto que por lo menos, la materia dinámica no se concibe en cuanto tal.
Es necesario por tanto, buscar la comprobación experimental de su existencia, y la descripción teórica de su comportamiento.
La propiedad espacial de la materia consiste en que lo que se conoce como espacio, es propiamente su extensión. Se le reconoce como parte de la materia, y se propone como propiedad de ella.
Así la materia tiene dos propiedades fundamentales, la propiedad espacial y la propiedad de general movimiento, la materia dinámica o la propiedad de generar reposo la materia estática. El componente mínimo de la materia, el átomo, no el átomo del elemento químico, resulta ser una entidad impenetrable a muy cortas distancias y penetrable a grandes distancias, es capaz de ejercer fuerzas hacia fuera de sí mismo, y de asociarse con otros átomos bajo ciertas condiciones.
Las propiedades dinámica y estática de generar movimiento o reposo respectivamente, son la raíz causal de la esencia o naturaleza de los correspondientes átomos o de la correspondiente materia.
La propiedad de asociarse consiste en que los átomos de una misma naturaleza se pueden reunir entre sí, en virtud de fuerzas atractivas que les permiten constituir grupos atómicos que pueden crecer por asociación de nuevos átomos, que de una manera ordenada corresponden de acuerdo con sus propiedades, con los que ya se encuentran en el grupo.
Vázquez-Reyna, Mario (1998). Reflexiones en torno la materia, la energía y la masa. Anexo B. Cd. De México. ISBN 970-91797-1-3



10
De: Santiago Avilés Quevedo Fecha: 2017-02-16 22:37

Materia.— Elemento increado, universal, que da constitución real y objetiva a todos los seres inorgánicos y orgánicos, sea ó no que ellos hieran nuestros débiles sentidos, ya que nuestros deficientes instrumentos de observación científica puedan ponderarlos, ya que sólo tengamos concepto de ellos por los datos de la inducción lógica, cual sucede con el imponderable eter. El universal elemento está dividido en dos polos: luminoso-dinámico (energía ) y sombrío-estático (masa ). De estas propiedades fundamentales y mecánicas derivan todas las que en múltiples, varías y complexas combinaciones manifiestan todos los seres que actúan en el Cosmos.
Jesús Ceballos Dosamantes, 1897.



11
De: Santiago Avilés Quevedo Fecha: 2017-06-20 23:03

PROPIEDADES DE LA MATERIA

La materia tiene las siguientes propiedades fundamentales:

Primera. Es indestructible, y existe en cantidad infinita, por lo cual la nada no ha existido, no existe, y no existirá jamás, y se generan las leyes de conservación. El orden universal proviene del carácter inmutable de las propiedades de los componentes primigenios de la materia.

Segunda. La materia es impenetrable a muy cortas distancias. Es y tiene su propio espacio. A distancias grandes los espacios de los átomos son penetrables, siendo campos y se superponen generando el espacio ordinario, el cual es, como se dice, propiedad de la materia, y no puede estar vacío, ya que él mismo es materia.

Tercera. La Materia está compuesta de átomos . Los componentes atómicos de la Materia poseen la energía o la inercia, son heterogéneos entre sí, y el carácter de la heterogeneidad es energético o inercial, por ello se generan el movimiento y la oposición a él, la tendencia al reposo, universales, y la diversidad universal.

Cuarta. En virtud de su energía o inercia, los átomos de materia con energía y los átomos de materia con inercia son contradictorios entre ellos, aplican fuerzas hacia fuera de sí mismos y por ello se hacen ponderables. Estos átomos son componentes de los átomos, así llamados, de los elementos químicos.

Quinta. Se asocian los átomos entre sí por su energía, o por su inercia, es decir, se integran entre sí los de la misma esencia, y por su asociación, de los que se mueven, los de la esencia dinámica, generan el movimiento universal, la vida, el proceso universal de integración evolutiva y la diversidad universal, y los de la esencia estática, que se oponen a la vida, generan la gravedad y lo inerte e intentan detener el progreso tendiendo al reposo, sin tregua.

Sexta. La existencia y forma de ser de la materia no dependen de que algún Ser la observe, es decir, existe por sí misma y es, y tiene por ello carácter objetivo.

Séptima. Es cognoscible por sí misma siendo un ser integrado. Y, se reitera, genera el conocimiento de sí misma, por si misma.

Octava. Sus propiedades le son inmanentes, esto es, la constituyen, y no fueron creadas.

Novena. La vida es propiedad de la materia dinámica. Esta propiedad se manifiesta como vida orgánica cuando una entidad dinámica alcanza cierto nivel de integración evolutiva, el de las algas, por ejemplo, en las cuales el fenómeno de la individuación



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 107.22.63.172 (bf0f340255)
Comentario

portada | subir
La barra superior pertenece a Tobias Bergius (Listamatic)
(CC) 2005-2007 - Malambo