Inicio > Historias > NO al apoyo a la ciencia

NO al apoyo a la ciencia

por Malambo en Bloxito.Opinión | 2005-12-10 | 2 Comentarios


Cuando el Estado se encuenta contaminado de un profundo analfabetismo científico, provoca que la ciencia no se desarrolle de acuerdo con los criterios que emanan de su epistemología, sociología y fronteras del conocimiento, sino que se distorsione para adecuarse a las exigencias administrativas.


Marcelino Cereijido


La creencia en que los gobiernos deben apoyar la ciencia implica algunos errores conceptuales sobre el papel que la investigación científica debe ocupar en el desarrollo de un país. Por ejemplo, uno no va al hospital para apoyar al sistema de salud ni mucho menos a la medicina; como ciudadano lo que hace es utilizar el sistema público en su propio beneficio o el de su familia. Esa es la razón por la que si algún día el servicio falla rápidamente tomamos consciencia de la falta. Con la ciencia debería ocurrir algo similar.

Sin embargo, ¿qué ocurre cuando lo que falta es el conocimiento científico? ¿Alguien nota la ausencia? Es un tópico que los políticos aparte de ser analfabetos científicos no saben que cosa es la ciencia -les cuesta mucho distinguirla de la tecnología, por ejemplo-, pero lo más grave es la consecuencia: no sabrían que hacer con ella aunque fuera la mejor del mundo.

Los discursos gubernamentales sobre el deseo por apoyar a la ciencia denotan la falta de compromiso por integrar la actividad científica en la resolución de los problemas de su país. La ciencia no es un adorno que hay que embellecer o cuidar, un simple producto de la Universidad al que sacarle lustre o un juguete de niños ricos. La ciencia es una actividad importante dentro de otras actividades importantes llevada a cabo por expertos cuyo objetivo específico es solucionar problemas de conocimiento y, por lo tanto, debería estar íntimamente entreverada en la resolución de los problemas de Estado. Por sus profundos problemas sociales y económicos, el premio Nobel Abdus Salam decía que nuestros pobres países no pueden darse el lujo de no hacer ciencia.

La pretensión de resolver problemas sin conocimientos es tan absurda como la de creer que los conocimientos surgirán a flor de tierra de un día para el otro, justo cuando nuestro capricho lo desee, a condición, quizá, de regarlos con la suficiente cantidad de dinero. Es ridículo pensar que la creatividad pueda comprarse como se adquieren las hortalizas en un supermercado, porque las soluciones científicas cada vez dependen menos de talentos individuales aislados y más de los vínculos fluidos entre científicos, cuya elaboración

Los gobiernos deberían utilizar la ciencia como la mejor herramienta disponible para resolver problemas y no verla como un lujo que tienen la obligación de apoyar.

cuesta mucho tiempo y esfuerzo y, por supuesto, excede cualquier marco contractual. Por eso, la visión economicista es incompatible con el desarrollo científico que a su vez se sustenta en el talento, la libertad y el libre intercambio de información.

Hoy BioMaxi se quejaba de la visión obtusa de los funcionarios de un país desarrollado como Holanda. Su argumento era que del hecho de que el progreso de la investigación se dificulta sin organización, los burócratas holandeses olvidaban la sustancia y cometían la falacia de asegurar que con sólo buena organización se podrían lograr resultados de excelencia.

Pero si cruzamos estadios de desarrollo, usos horarios y hemisferios, cambiando el argumento organizativo por el económico, de Holanda llegaremos a Argentina. La falacia sigue siendo la misma: En su estrechez mental, los políticos australes suponen que las aristas importantes de todo problema son exclusivamente económicas, por lo que la empresa de producir y difundir conocimiento debería, en última instancia, ser manejada por el Ministerio de Economía. De esta manera creen que cuando llegue el momento de la inversión en ciencias lo único que habrá que hacer es aumentar los sueldos y comprar artefactos. Esta es una pesada herencia del individualismo neoliberal, que desprecia el valor de los vínculos comunitarios.

Cuando pongan plata y vean que los resultados no llegan ni pronto ni tarde sobrevendrá la desilusión. Muy otra sería la situación si en vez de pagar por algo externo, accesorio y lujoso, los gobiernos se despojaran de la creencia magufa de que se puede obtener algo a partir de la nada y utilizaran la ciencia como la mejor herramienta para resolver los importantes problemas que tienen por delante. De esta manera, ayudarían a reforzar los vínculos internos entre científicos del país y los de estos con otros científicos del mundo. Recién cuando quieran usar el conocimiento en vez de apoyarlo se darán cuenta de que no lo poseen, quizá entonces se darán cuenta de que ya es demasiado tarde.


Bloxito.Opinión | NO al apoyo a la ciencia (2005-12-10 00:13) | 2 Comentarios

Etiquetas:

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://bloxito.blogalia.com//trackbacks/35492

Comentarios

1
De: CAROLINA Fecha: 2007-05-01 19:47

super bueno



2
De: Malambo Fecha: 2007-05-02 07:00

Muchas gracias, Carolina.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.81.45.122 (af84a8a298)
Comentario

portada | subir
La barra superior pertenece a Tobias Bergius (Listamatic)
(CC) 2005-2007 - Malambo