Inicio > Historias > El derecho a vivir cuando la vida está en peligro

El derecho a vivir cuando la vida está en peligro

por Malambo en Bloxito.Opinión | 2005-12-08 | 5 Comentarios



Imagen: The New York Times


¿Quién responde por la vida de una mujer cuando se la pone en riesgo por respetar leyes contra el aborto? A pesar de tener las leyes más rigurosas contra el aborto, América Latina tiene índices de esta práctica incluso mayores que Europa, donde las normas son más liberales –en sentido amplio– y protectoras de la vida.

Recostada en una tradición permanentemente a la sombra de la cruz y la espada, estas naciones subdesarrolladas se resisten a encarar un plan general de salud que incluya el aborto como ítem a discutir en las políticas de salud reproductiva. En todo el triángulo sur de América la impronta católica es actual y vigente, el pecado persigue a los fieles y nos pone en riesgo a todos.

Hace poco, sin embargo, The New York Times contaba la historia de dos jóvenes mujeres colombianas que embarazadas y aterrorizadas tomaron una medicación barata para las úlseras para inducir abortos. Luego de ser curadas en una sala de emergencias local, las mujeres fueron inmediatamente arrestadas y el gobierno conservador de Pamplona (Colombia) dio por cerrado el asunto. Conocida la intuición de los políticos en esto de tomar decisiones populares, uno esperaría que la cosa no terminase allí. Y así fue: a partir de ese momento comenzó a emerger en todo Colombia un movimiento de revisión de las leyes que hacen ilegal el aborto, aunque más no sea en los casos que la vida de la mujer está en riesgo.

Pero la resistencia es fuerte. El rector de la Universidad de Gran Colombia logró juntar dos millones de firmas contra los esfuerzos de legalizar el aborto y pagó publicidad a página completa en los principales periódicos de ese país. De todas maneras, si bien no logra revertir la inercia conservadora y religiosa, este comienzo es auspicioso en toda la región: Las mujeres empiezan a organizarse en el intento de liberar leyes que en algunos países prohíben el aborto en cualquier circunstancia; en Brasil organizaciones feministas lograron nuevas regulaciones que este año permitieron que las víctimas de violación se hicieran abortos sin obligar a los médicos a realizar el correspondiente informe policial, como era costumbre; en el Senado uruguayo se lograron apenas tres votos a favor de la legalización del aborto, no obstante se obtuvo una importante plataforma para discutir el asunto de ahora en adelante. Además de manifestarse, en la Argentina el Ministerio de Salud tiene en su agenda el tema y su titular enfrenta abierta y públicamente a los sectores más retrógados de la Iglesia.

Algo está cambiando, no es mucho ni vamos rápido, es cierto, pero algo está cambiando.

Fuentes: a través de



Bloxito.Opinión | El derecho a vivir cuando la vida está en peligro (2005-12-08 04:28) | 5 Comentarios

Etiquetas:

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://bloxito.blogalia.com//trackbacks/35436

Comentarios

1
De: malambo Fecha: 2005-12-08 04:39

Este es un comentario de prueba



2
De: Anónima Fecha: 2005-12-10 23:27

Cuando se habla de aborto, no puedo evitar pensar que en realidad el aborto, salvo contadas excepciones, no es sino el fracaso de una planificación familiar por otros métodos. Pero eso les trae al pairo a todos lo de los grupos antiabortistas: los métodos anticonceptivos también son pecado para la ICAR. A ver si efectivamente poco a poco se racionalizan las legislaciones sobre estos temas al margen de las creencias religiosas, que falta hace.

off topic:

¡Bloxito! ¿de qué me sonará un nombre de blog tan simpático? :)



3
De: malambo Fecha: 2005-12-11 06:38

Las contadas exepciones son abundantes e importantes. Una violación, casos de anencefalia por ejemplo, ponen en riesgo la vida o la estabilidad psíquica de la mujer y las leyes rígidas de los países latinoamericanos lo único que logran es una segunda y hasta una tercera ronda de victimización.

Pero tienes razón y se me ocurre que en un mundo ideal en el que todos contásemos con la instrucción sexual necesaria y por ende una buena planificación familiar, el aborto no sería una opción anticonceptiva.

Los movimientos "abortistas" (abrir con IE) en la Argentina opinan en ese sentido:

"...educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir."


Y parece mentira, pero todavía hay que luchar por el conocimiento y la libertad de su comunicación. Luchar contra retrógrados institucionalizados como la Iglesia Católica que prefieren que la gente muera antes de sacrificar sus dogmas.

Ps. ot.: No sé de que me hablas, lo que no existe, no existe, pero es parecido.



4
De: Anónima Fecha: 2005-12-11 17:49

Al hablar de "contadas excepciones" no quería quitarles importancia. Aunque creo, sin datos bien es verdad, que la mayoría de los abortos no están basados en esos motivos, las vidas de las personas no son cuestión de grandes números. Todas las personas, incluso si sus problemas son minoritarios, merecen no soportar sufrimientos adicionales por culpa de legislaciones irracionales.

Lo que quería decir es que los "defensores" de la vida, los antiabortistas, suelen ser los mismos que se oponen a la educación sexual y al uso de anticonceptivos y que por lo tanto causan de manera indirecta muchas de las situaciones que llevan a las mujeres a querer abortar. Y que eso me indigna especialmente.



5
De: malambo Fecha: 2005-12-11 21:56

Si, claro. Todo cae dentro del mismo sistema político y cultural de dominación basado en la ignorancia sostenida a fuerza de dogmas.

Pero un poco también tiene que ver la indiferencia profesional. Te cuento. No hace mucho me enteré que a una conocida, que tiene 6 hijos, la doctora le había recetado y le suministrado píldoras anticonceptivas. Se las dio y ahí acabó el "seguimiento".

Mi conocida todas las tardes se junta con amigas para coser y bordar "para afuera". Resulta que en las tertulias laborales toman mate (tu ya sabes lo que es el mate) y ponen una píldora en la pava para que se disuelva y evitar así el embarazo de las cuatro.

Es seguro que la instrucción sexual que recibió esta señora deba su deficiencia a los problemas globales que todos suponemos, pero me parece que la doctora, que no es antiabortista, ni clerical, ni obtusa y que entregó la píldora como se regala un caramelo también tiene gran parte de culpa.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.80.42.144 (8d0e49b4c2)
Comentario

portada | subir
La barra superior pertenece a Tobias Bergius (Listamatic)
(CC) 2005-2007 - Malambo