Muñecas rusas

por Malambo en Bloxito. | 2017-07-26 | 0 Comentarios


La Sonrisa de Mamá, aparte de una película mediocre es un programa municipal destinado a madres solas con menores a cargo. El objetivo fue la rehabilitación bucal de más de mil mujeres que incluyó arreglos, extracciones y colocación de prótesis.

Lo que sigue es una entrevista a Nelly, destinataria de ese programa. La escribí hace mucho, cuando el programa era un rumor y, por alguna razón que no recuerdo, la sepulté inédita en el fondo del segundo cajón del escritorio.


El texto es una cadena de bloques pequeños en el centro de seis carillas A4, el espaciado es amplio y lleno de aire. Las hojas están prolijamente unidas con un clip a un post-it amarillo que tiene un número de teléfono. Hoy lo rescato no porque el tema haya retomado urgente y periodística vigencia, sino porque al releerlo, bajo la espesura de los hechos cotidianos, encontré dos profundas enseñanzas que me dejó Nelly.

Paré el auto lo más cerca que pude, en el lugar que las huellas se terminan. Enfundé las manos en el sobretodo, levanté el cuello y bajé el gorro hasta cubrirme las orejas. Era una brillante mañana de sol.

No había caminado más de 20 metros cuando una escalera de nenes salió a mi encuentro. Eran cuatro de los siete que tiene Nelly (“con ‘y’ griega y doble ele”). Romina, la mayor, tiene catorce; la siguen Noelia, también de catorce; Sandro, de seis y Jonhy, de dos.

Los nenes tienen ropitas nuevas. Sandro, por ejemplo, luce un saquito de lana brillante (literalmente: cada tanto se detiene, abre los brazos y se mira las mangas rojas y la panza; juega con el cierre en forma de rosca marinera y sigue corriendo). Faltan Leo, de diez; Sabrina, de ocho y Lucas, de cinco.

–¿Sí? –pregunta Noelia cuando está lo suficientemente cerca como para hacerse oír en voz baja. Tengo el sol a la espalda y sospecho que no debe ver de mí más que una silueta enfundada en gafas negras y un abrigo negro que llega casi a los tobillos. Ella, en cambio, es delgada, tiene ojos celestes y pestañas largas. El pelo, abundante y lacio, rubio y muy cuidado, cae por delante y detrás de los hombros hasta arriba de la cintura–. ¿Sí? –repite.

Le explico que quiero hablar con su mamá. Nombro primero un contacto y después al otro para generar un poco de confianza pero es inútil, no conoce a ninguno de los dos.

–¡Mirá! –exige Sandro y me muestra el cierre en forma de salvavidas. Se ríe tanto que nos contagia a Romina y a mí. Noelia sigue imperturbable, con los brazos cruzados sobre el abdomen, frente a la tranquerita blanca que cierra el prolijo alambrado de cinco hilos.

De pronto se abre la puerta del ranchito de ladrillos y techo de chapa y una de las bisagras cede a su peso. Apareció una mujer flaca y rubia, de caminar encorvado y sonrisa alternativamente oculta o desdentada.

Mientras hablamos sigue lavando los platos. Con destreza vierte el agua caliente en la palangana con trastos sucios a la vez que con el otro brazo hamaca o sacude a Jonhy. Cuando Jonhy se calma me señala un juego de muñecas rusas sobre un aparador.

–Tengo el mismo nombre que mi mamá: Nelly, con y griega y doble ele. También tengo los dientes podridos, igual que ella. En el barrio me dicen “la polaca”, debe ser por lo flaca.

Mecánicamente Nelly se tapa la boca con la mano y ríe. En efecto, es flaca, rubia y de piel muy clara. Cualquier sonrisa o enojo torna sus cachetes colorados y hace saltar diminutas venitas que encienden los ojos verdes, casi grises.

–Mi mamá dice que somos estas. Ella es la de más afuera, yo soy esta y Romina es esta de adentro –me explica mientras va sacando una muñequita dentro de otra–. Es una maldición de la que no podemos salir generación tras generación. Es el destino. Espero que Noe pueda zafar.
Nelly se refería a la dentadura.

–Pronto la municipalidad va a poner implantes…

–Me lo dijo doña Aurora. Yo trabajo para ella los martes y los viernes. Es buena. Ella también me avisó lo de la tarjetita, porque anda en la municipalidad ¿vió?, y la verdad que la tarjetita es una ayuda grande. Espero que lo hagan rápido, porque los chicos se llevan casi toda la plata que entra y yo siempre quedo atrás.

–¿Su marido tiene trabajo?

El rostro de Nelly enrojeció otra vez. Con apresurada torpeza guardó las muñecas rusas y las apoyó con fuerza en el estante.

–No tengo marido. Estoy sola desde que me embaracé de Jonhy.

–Aurora me dijo que al principio te había dado vergüenza ponerte la dentadura, pero que después agarraste viaje.

–No, vergüenza no. No me gusta mendigar. Nunca mendigué. Pero ella me convenció, me enseñó que mendigar es otra cosa. También me dijo que el señor intendente Juan Pablo había dicho que iba a poder tener mejores trabajos. Y yo le bromeé que le iba a cobrar más a ella, porque iba a estar más linda.

Nelly ríe ahora una risa desdentada y auténtica. Su vista pasa por encima de mi hombro y se pierde lejana atrás de la ventana. Los chicos siguen entrando y saliendo, pero ya ni se nota. Me gustó la respetuosa candidez con que se refirió a Juan Pablo de Jesús y quise hacérselo notar.

–De Jesús tiene tu edad ¿por qué tanto respeto?

–¡Él es el que manda! –dice abriendo los ojos y elevando un poco los hombros, como si la respuesta o, mejor dicho, la pregunta, hubiese estado demás–. Además, nadie antes nos había dado una tarjetita para los gastos de los chicos, que podemos comprar lo que queremos. ¡Y ahora la dentadura!

Parece tan segura, la oigo tan sólida que me dan ganas de refutarle el punto. Cuando pretendo ensayar una campaña retórica contra el agradecimiento desmedido a un político, que al fin y al cabo lo único que hace es administrar la plata de los impuestos, ella se adelanta y me deja fuera de juego.

–Mirá –afirma con determinación– hay que reconocer lo que hacen. Yo vine hace poco a Mar de Ajó, pero gobiernos hay en todos lados y ellos con la misma plata hacen otras cosas, nunca ayudan al pobre. Prefieren ponerle luz a los ricos. Yo siempre trabajé para mí y para mis chicos. Ahora ellos también trabajan, pero nunca alcanza. Es un barril sin fondo. Nunca pedí nada, pero es injusto que pongan luces y pinten veredas y que los chicos tengan frío y hambre.

Me quedé mirándola. Esa mujer, a cargo de siete nenes y una mamá, sin tiempos para ella, siguió con su trabajo. Terminó con los platos, cambió y lavó a Jonhy, despejó la mesa para que Sandro hiciera los deberes y le dio plata a Noelia para que traiga yerba.

Charlamos un rato largo. Hablamos de los chicos y de los papás. Romi y Noelia son hijas de un tipo que le pegaba “noche por medio, hasta que por fin desapareció”. Los otros cinco son de otro que la abandonó dos meses después de haber quedado embarazada de Jonhy. Al principio era un hombre bueno, pero con el paso de los años “se volvió borracho y dormía muy poco en casa”.

Los dientes de Nelly “empezaron a pudrirse entre Sabrina y Sandro” y ya nunca más aspiró a un trabajo estable. Desde entonces Nelly resiste los embates de la pobreza y al miedo a enfermarse un día y que sus hijos no tengan para comer al día siguiente. Disfruta de la esperanza de una dentadura nueva casi con culpa, como si el destino de muñeca rusa fuese ineludible.

Pasó mucho tiempo desde que hice esta nota. La semana pasada Nelly y yo nos cruzamos en una esquina por casualidad. Ella esperaba el colectivo y yo paseaba disfrutando los últimos calorcitos. Se sorprendió al verme; sus mejillas enrojecieron y me dedicó una sonrisa muy blanca y brillante. Lucía feliz.



Bloxito. | Muñecas rusas (2017-07-26 02:12) | 0 Comentarios

Etiquetas:

El señor Dante

por Malambo en Bloxito.No leer | 2014-07-29 | 0 Comentarios


En el barrio lo conocíamos como Dante. El loco Dante; Dante, el borracho; el viejo Dante o Dante (con el gesto del índice en la sien). Nadie supo nunca de dónde venía ni su verdadera edad. Algunos decían que era un boxeador que había enloquecido por los golpes en la cabeza; otros afirmaban que había sido abogado y que una mujer lo había dejado en la miseria. La señora del peluquero de mi mamá quería que lo encierren, para seguridad de todos. Unos pocos aseguraban que era inmortal.

El señor Dante, como yo le decía sostenido por risas cómplices de mis padres y sus amigos, era un hombre gris y sucio, de barba blanca y pelos deshilachados hasta los hombros. Tanto en invierno como en verano vestía un pulóver rojo oscurecido por la mugre y un pantalón azul o negro. Entre el pantalón y el pulóver, Dante a veces usaba un grueso cinturón de cuero con una hebilla enorme en forma de O rectangular.

Una oscura mañana de invierno, cuando iba en bici a la escuela, vi que cruzaba la calle unos 50 metros delante. Había viento y lloviznaba un poco, en la calle sólo estábamos él, sus perros y yo. Pensé cruzarme, pero creí que si detectaba mi miedo me atacaría. Había escuchado que los perros hacían eso y con nueve años de edad yo no podía asegurar que los hombres inmortales no compartieran alguna cualidad con los perros.

Bajé la velocidad y seguí pedaleando, durito y con la vista fija en el infinito de la calle vacía. Tres o cuatro pasos antes de cruzarlo nos miramos a los ojos. Los suyos eran claros, tal vez grises o celestes, pero llenos de capilares rojos. Los míos debían estar asustados. Pedaleo 1… pedaleo 2… y…

–¡Muchachito! ¡pará! –dijo sin gritar, pero fuerte.
Hice como si no lo hubiese escuchado. Pedaleo 3.
–¡Muchachito! ¡pará! ¡parate ahí nomás! –gritó con fuerza, casi con desesperación. Yo lo había escuchado gritar cuando relataba partidos de Boca Juniors a cualquier hora. (Los que sabían de fútbol decían que esas jugadas no eran inventadas, que habían existido de verdad, pero hacía muchísimos años.) Estos gritos fueron distintos, portaban angustia.

Dejé de pedalear y paré sobre el cordón. El corazón me latía en las orejas y en la frente. Sentí que un río de lava ascendía desde la boca del estómago hasta la garganta. Dante se cubrió con el cartón de una bolsa de cemento y se acercó a mí tambaleando. Las manos me sudaban.

–Muchachito, m’hijito. Disculpame los gritos. ¿Te asustaste?
–No, para nada.
–Te llamé porque en la otra cuadra hay unos cables de alta tensión caídos. Como está lloviendo me dio miedo de que no los vieras. Tené cuidado. Andate por la 4.
(Los nombres de las calles en Santa Teresita son números).

–¡Gracias Dante! –le dije exultante sin poder contener la risa que me venía de la panza.
–¡De nada, amigo! –me contesto despidiéndome con la mano–. ¡Viva Boca!
Desde ese día, para asombro y preocupación de mis mayores, cada vez que el señor Dante y yo nos cruzábamos celebrábamos nuestra amistad:
–¡Chau amigo! –gritaba él o yo agitando el brazo.
–¡Chau amigo! –contestaba yo o él con el mismo gesto.

Hace poco, Esteban, mi amigo de la infancia, y yo coincidimos en un bar. Después de media hora surgió el tema de Dante. “¿Te enteraste que Dante murió en un hospital de La Plata, hace tres años?” preguntó como al pasar. No le contesté. Quedé mirando por la ventana la tarde gris y lluviosa de Santa Teresita, preguntándome si los hombres inmortales morirían alguna vez.


Bloxito.No leer | El señor Dante (2014-07-29 01:33) | 0 Comentarios

Etiquetas:

Sarmiento y Los Andes

por Malambo en Bloxito.No leer | 2007-12-28 | 4 Comentarios


Hace 35 años que Néstor es maestranza en el Banco de la Ciudad. Cada día toma un tren y un colectivo para ir al trabajo, y un colectivo y un tren para volver a casa. El viaje desde el banco hasta la estación dura 45 minutos, entre las 18.18 y las 19.03. El tren parte de Constitución a las 19.07.

Desde hace nueve años, los lunes, los miércoles y los jueves Néstor ve en el asiento individual (el primero a la derecha) a un hombre ciego. Cada lunes, miércoles y jueves el hombre ciego se pone de pié una cuadra antes de la parada de Sarmiento y Los Andes, a las 18.56 y dice en voz alta “en la próxima”.

No siempre, pero a menudo, el chofer arrima el colectivo a la vereda y con una sonrisa inútil contesta “hasta la próxima” al ciego. En la vereda, desde el primer día, todos los días que toca, un perro gris y marrón espera al hombre. El perro jamás faltó a la cita, el hombre tampoco.

Hace dos semanas que el hombre ciego no viaja en el colectivo de las 18.18. El perro, sin embargo, siguió esperándolo en la parada de Sarmiento y Los Andes a las 18.57. Ayer el perro no estuvo. Hoy tampoco.


Bloxito.No leer | Sarmiento y Los Andes (2007-12-28 00:35) | 4 Comentarios

Etiquetas: , , , , ,

Amor en Buenos Aires de 1976

por Malambo en Bloxito.Otras cosas | 2007-12-22 | 1 Comentarios


1976, Buenos Aires: Largo viaje sin movernos

Ritmo de pulmones de la ciudad que duerme. Afuera hace frío. De pronto, un estrépito atraviesa la ventana cerrada. Me hundís las uñas en el brazo. No respiro. Escuchamos un barullo de golpes y puteadas y el largo aullido de una voz humana.

Después silencio.

–¿No te peso?

Nudo marinero.

Hermosuras y dormideces más poderosas que el miedo.

Cuando entra el sol, parpadeo y me desperezo con cuatro brazos. Nadie sabe quién es el dueño de esa rodilla, ni de quién es este codo o este pie, esta voz que murmura buen día.

Entonces el animal de dos cabezas piensa o dice o quisiera:

–A gente que se despierta así, no puede pasarle nada malo.

Eduardo Galeano
Mujeres






Bloxito.Otras cosas | Amor en Buenos Aires de 1976 (2007-12-22 14:51) | 1 Comentarios

Etiquetas: , , ,

La vereda del olvido

por Malambo en Bloxito.No leer | 2007-12-20 | 4 Comentarios


Existe una vereda de Santa Teresita que es fatal. Sobre ella los recuerdos y los afectos se olvidan para siempre. Si alguien traspasa sus límites olvidará sin remedio el pensamiento puntual que ocupaba su mente en ese instante. Ya nunca recuperará esas memorias, por más dulces o gratificantes que hayan sido; ni recordará aquel amor, a pesar de haberlo vivido con inusitada intensidad.

Hay un hombre que dice ser víctima de la vereda del olvido. Él amaba profundamente a su mujer, pero ella lo abandonó.

Según cuentan en el barrio, les encantaba estar siempre juntos, pasaban el día entero haciéndose bromas, riendo y cantando. Era frecuente encontrarlos en un bar discutiendo animadamente sobre infinidad de temas hasta muy tarde a la noche. Paseaban de la mano y se sonreían permanentemente. Enredados en abrazos miraban las pocas vidrieras que quedan en el centro durante el invierno y odiaban salir en verano, por los turistas.

Muchos dicen que la mujer también amaba profundamente a su hombre, pero que un día salió sola y lo olvidó. Olvidó las risas, el pasado feliz, los proyectos y todas las esperanzas compartidas.

Los más allegados conjeturan que ella pensaba en él justo cuando pasó por la vereda. Pero así como nadie sabe en que barrio está ese trozo de acera, ni su longitud ni su frecuencia de realidad, tampoco hay alguien que sepa si el rumor es verdadero. Los más escépticos creen que simplemente dejó de amarlo.

Hoy se lo puede ver a él caminando por las calles del pueblo a cualquier hora. Va solo, con las manos enfundadas en los bolsillos y la vista clavada en el piso. Las pocas veces que levanta la cabeza, en los ojos llenos de lágrimas puede descubrírsele una mirada franca.

La angustia debe resultarle insoportable. Cuentan que un día no aguantó más el tormento del recuerdo y decidió salir en busca de la vereda del olvido; desde hace más de un año el hombre pasa cada minuto de su vida pensando en su amada, pero con el único fin de olvidarla.





Escucha este post



Bloxito.No leer | La vereda del olvido (2007-12-20 14:41) | 4 Comentarios

Etiquetas:

El profesor posmo y el lenguaje animal

por Malambo en Bloxito.Opinión | 2007-12-19 | 0 Comentarios


Estimado profesor:

Lamento no tener las referencias directas actuales de los estudios del lenguaje realizados con monos antropoides. Debería buscar en los números de la revista Science desde 1998 hasta 2007 y no creo que valga la pena el esfuerzo.

Sin embargo, buceando en los fichajes realizados hace más de 10 años encontré algunas referencias que son actuales y directas a nuestro problema. Por ejemplo en "Conversation with a Gorilla", National Geographic 154, 438 (1978), Patterson refiere la conversación entre Koko, un gorila, y su entrenadora Penny acerca de un mordisco en la mano:

Penny: ¿Qué hiciste?
Koko: Mordisco
Penny: ¿Fuiste vos?
Koko: Perdón, mordisco-rasguño
(Penny le había mostrado la marca de la mano y el mordisco parecía un rasguño)
Koko: Malo mordisco
Penny: ¿Por qué mordisco?
Koko: Porque loco
Penny: ¿Por qué loco?
Koko: No sé.

Este estudio es viejo, pero es cierto que solo debió circular en determinados ámbitos y que filósofos y lingüistas, sobre todo los posmodernos, no deben haberse enterado. Tal vez ahora, que el Discovery Channel o el National Geographic Channel hicieron buenos programas de divulgación acerca de este tema, les llegue la noticia y se interesen.

Resulta difícil seguir pensando que si los monos son capaces de manipular lenguajes creados por humanos, no hayan sido capaces de crear los suyos propios (con el alcance que sus cerebros le permitan, claro). De todas maneras, aunque no sean capaces de crearlos, estos estudios refutan la hipótesis de que los animales no humanos son incapaces de aprender y usar lenguajes. (O, para decirlo al revés, que el lenguaje sea una característica distintiva del ser humano.)

En otro estudio, también de 1978, (Savage-Rumbaugh et al., "Symbolic communication between two chimpanzees", Science, 201, 641 (1978)) se demuestra que los chimpancés no se limitan a repetir frases hechas, como usted aseguró en clase de los animales no humanos en general, sino que construyen nuevas y que pueden comunicarse entre ellos utilizando un lenguaje de signos o uno compuesto de símbolos geométricos que representan palabras (¡humanas!).

Lo que pude encontrar en las Science actuales son algunos estudios de neurofisiólogos que detectaron en monos áreas plásticas (no estereotipadas o genéticamente programadas) específicas del lenguaje. Estas regiones cerebrales son similares a las humanas aunque de menor complejidad (menor cantidad de vínculos interneuronales), por lo que no es descabellado esperar capacidades del mismo tipo que las del hombre pero más acotadas.

No obstante, esto constituiría evidencia indirecta, que por otro lado se conoce mucho antes que estas publicaciones. Igualmente, no me parece que pueda llegar a incidir en ningún filósofo o lingüista, porque ya sabemos que la evidencia empírica es incapaz de derribar las torres de marfil que guardan los mitos y dogmas posmodernos.

Como dice Mario Bunge: "Podemos estar seguros (...) que los animales pueden pensar, que es mucho más de lo que se puede decir de algunos filósofos."


Bloxito.Opinión | El profesor posmo y el lenguaje animal (2007-12-19 20:52) | 0 Comentarios

Etiquetas:

¿Cuándo acabará la Edad Media?

por Malambo en Bloxito.Opinión | 2007-12-18 | 0 Comentarios


La Iglesia Católica Apostólica Romana tiene un pasado y presente violentos. Es cierto que a lo largo de su historia hubo casos particulares de devoción desinteresada, pero como poder institucionalizado ha cometido las crueldades más espeluznantes. El genocidio de los pueblos nativos de América del Sur y la quema de ancianas acusadas de brujería son dos de los ejemplos más espantosos de su despiadada ferocidad. Aunque siempre exaltaron el amor, la paz y la humildad, dados a hacer, el odio, la brutalidad y la arrogancia parecen ser el timón de sus actos.

Está claro que no todos los católicos son fanáticos y que muchos condenan las torturas y asesinatos ejecutados, aprobados o simplemente callados por la Iglesia en el pasado. Muchos de ellos, sin dudas, repudian a uno de sus santos cuando ante la pregunta de cómo identificar a los cristianos respondió: “Matadlos a todos, Dios sabrá reconocer a los suyos”.

Sin embargo, los hechos de violencia que actualmente se comenten en nombre de Dios dejan al descubierto la cara antisocial más rancia de la cristiandad. La segregación o la exaltación de prejuicios contra mujeres y homosexuales, la intromisión en la educación laica y en decisiones de Estado y la desinformación dogmática y criminal acerca de la prevención de la difusión de enfermedades de transmisión sexual se convirtieron en graves inconvenientes que la sociedad debe extirpar.

En Argentina, por si el lector no lo sabía de antes, seguimos en la violenta la Edad Media en que la Iglesia toma decisiones de Estado. En La Pampa, el gobernador vetó la ley de aborto no punible por presión de los católicos. Uno y otros sostienen al unísono que la ley es «claramente inconstitucional», cuando "claramente" no lo es, puesto que la norma garantizaba los derechos contemplados en una ley de fondo.

Dice el artículo periodístico:

En una de sus primeras medidas, el flamante gobernador de La Pampa, el justicialista Oscar Mario Jorge, vetó la ley que reglamentaba la atención de los abortos no punibles, aprobada días atrás por amplia mayoría en la Legislatura y con el apoyo del oficialismo provincial.

Mariana Carbajal
Página/12


Rinaldo Fidel Bredice, obispo de la capital de la provincia mediterránea, había repudiado la norma desde el mismo día de su sanción, ocurrida el 29 de noviembre. Y lo hizo con los mismos argumentos (exactamente los mismos) que ahora sostiene el gobernador. Este atropello, aparte de ser una intromisión de la Iglesia en el Estado, priva a las mujeres pampeanas de la atención médica necesaria para la interrupción del embarazo sin riesgos en hospitales públicos, y la atención médica pre y postaborto.

¿Será necesario que este cáncer social deje de existir definitivamente para que la oscuridad de la Edad Media de paso a la luz de la libertad? ¿Qué podríamos hacer mientras dura el catolicismo organizado? ¿Cómo resistir a los retrógrados?

Ps.: Escribí la cabeza del post para otro artículo. Entre uno y otro hervidero de sangre pasó mucho tiempo. No reproduzco esos párrafos aquí por pereza sino por contrastar la vaga sospecha de que sigue siendo actual.


Bloxito.Opinión | ¿Cuándo acabará la Edad Media? (2007-12-18 21:46) | 0 Comentarios

Etiquetas:

Homosexualidad explicada

por Malambo en Bloxito.Ciencia | 2007-12-10 | 0 Comentarios


Laboratory of David Featherstone, UIC associate professor of biological sciences
Photo: Roberta Dupuis-Devlin/UIC Photo Services
Copyright 2007 University of Illinois
... en las moscas de la fruta. Un equipo dirigido por David Feathestone, de la Universidad de Illinois, descubrió que un regulador de la intensidad sináptica desconocido hasta ahora controla la orientación sexual en las moscas de la fruta. Los investigadores fueron capaces de activar y desactivar el comportamiento homosexual de los insectos mediante manipulación genética o drogas dentro de una ventana temporal de pocas horas.

El artículo apareció ayer en Nature online y saldrá impreso en Nature Neuroscience de enero.


Bloxito.Ciencia | Homosexualidad explicada (2007-12-10 16:24) | 0 Comentarios

Etiquetas:

Amén

por Malambo en Bloxito.Otras cosas | 2007-11-30 | 2 Comentarios


Estaban la madre y su niño en misa. Después de una hora el niño pregunta:

Mami, amén... ¿viene a ser lo mismo que enter?




Bloxito.Otras cosas | Amén (2007-11-30 15:04) | 2 Comentarios

Etiquetas:

El ojo de Dios

por Malambo en Bloxito.No leer | 2007-11-20 | 3 Comentarios


De haberlo acompañado, la criatura habría ganado una sonrisa y hubiese sabido si el Gran Ojo de Dios se estaba cerrando. Perdió ambas cosas, ahora su cadáver flota en el espacio y él no regresará.


Bloxito.No leer | El ojo de Dios (2007-11-20 05:01) | 3 Comentarios

Etiquetas:

Sr. Rey Don Juan Carlos de Borbón

por Malambo en Bloxito.Otras cosas | 2007-11-14 | 31 Comentarios


BUENOS AIRES 11 DE NOVIEMBRE DEL 2007.

Sr. Rey Don Juan Carlos de Borbón
Casa Real de Madrid
España

A pesar de que Franco lo puso en el poder, usted siempre me simpatizó y no por su cargo sino porque lo vi en la Cumbre de Bariloche en 1995 y comprobé que elegía estar cerca de Fidel Castro ante el acoso y las ínfulas del aciago Carlos Menem.

Hasta allí se lo imaginaba como un rey «democrático» si es que cabe usar este término porque no faltaron días para que su pueblo franquista votara al fascista José María Aznar quien asumió en 1996. Y eso trajo un gran descalabro, porque el fantasma del dictador Franco comenzó a rondar otra vez en la cabeza y corazón del gobierno coronado.

Estas líneas sin vestirse de gala son para exigirle, requerirle, reclamarle, demandarle, en nombre de los hombres y mujeres de nuestro continente que pida disculpas públicas no sólo al presidente electo democráticamente por la inmensa mayoría de los venezolanos Hugo Chávez sino a todos los pueblos de Nuestra América explotada y ofendida por el imperialismo norteamericano y por sus antepasados Reyes de España. Conozco que en su país existen fuerzas que no lo estiman y estoy segura le exigirán esas disculpas.

Pero el tema de esta misiva es para preguntarle por qué no le pidió que se callara la boca al Presidente Salvadoreño Francisco Flores cuando en la cumbre de Panamá trató de ofender al presidente Fidel Castro.

Por qué no hizo callar a Aznar cuando junto al terrorista Bush atacó, invadió y esta masacrando al pueblo de Iraq y utilizó el atentado del 11 de marzo, como campaña electoral culpando a la ETA.

Por qué su silencio ante las cárceles secretas y las torturas de la CIA y las atrocidades en la Base Naval de Guantánamo.

Por qué no hizo callar, enmudecer, quitar el habla a la mafia de Miami cada vez que cometió un atentado terrorista contra Cuba, o a Posada Carriles y Orlando Bosh cuando hicieron explotar un avión civil en pleno vuelo y en estos momentos se pasean cómodamente por las calles de Miami.

Por qué no mandó a silenciar a la injusticia yanqui cuando dio penas inimaginables a los Cinco Héroes Cubanos, por luchar contra el terrorismo.

Usted no se sintió ofendido cuando el argentino Carlos Menem le dijo a su Reina Sofía de que el príncipe heredero era un buen candidato para su hija Zulemita mientras le vendía el petróleo y las empresas argentinas a las transnacionales españolas. Podríamos continuar con millares de ejemplos cuando su tapa boca no funcionó adecuadamente y esto sería muy largo. Me pregunto como intelectual argentina y le exijo una explicación pública y las correspondiente disculpas al presidente venezolano Hugo Chávez Frías que justamente no es quien debe callar porque es un defensor de los desposeídos y usted sí debe silenciar sus exabruptos ya que aparentó como un ebrio enojado ante Presidentes de varias naciones.

Antes de despedirme con el debido respeto hacia el pueblo de España, déjeme decirle que tengo una respuesta para dar. Con la mafia de Miami, las transnacionales, los monopolios, la globalización del hambre de los pueblos, Bush, Aznar, Blair, etc. Usted es y representa la misma cosa, sean elegidos por quien los elija.

Adriana Vega
Asociación Cultural José Martí de la República Argentina
Correo de lectores de diario Pionero





Bloxito.Otras cosas | Sr. Rey Don Juan Carlos de Borbón (2007-11-14 18:32) | 31 Comentarios

Etiquetas:

Algo positivo

por Malambo en Bloxito.Otras cosas | 2007-11-05 | 10 Comentarios


–Dime algo positivo
–Protón


Bloxito.Otras cosas | Algo positivo (2007-11-05 03:48) | 10 Comentarios

Etiquetas:

Roja visión

por Malambo en Bloxito.No leer | 2007-10-30 | 1 Comentarios


La rosa es roja” le dijeron a Descartes e hirieron sus fibras epistemológicas más profundas. ¿Rosa? ¿roja? ¿cómo lo sabe? habrá preguntado. ¿Cómo sabe usted que no fue un sueño, una ilusión, una cruel conspiración del Universo? ¿Qué es lo que existe y qué una alucinación?

La tarde estaba roja con un sol inmenso tras el bosque de eucaliptos. Esta noche es ideal para manejar, pero juro que la vi.

Había dejado el auto en el garage del hotel preparado para seguir viaje y volvía por la vereda hacia el comedor. De pronto, dobló y se perdió a la vuelta de la esquina, detrás de la enredadera. Corrí. Pensé en el auto, en el baúl, en que no había traído mis implementos, pero igual la seguí. ¿Qué estaba haciendo ella en este pueblito perdido?

Salté una montañita de tierra que cruzaba la vereda, evité pisar unos ladrillos para no rayar los zapatos y agiganté los pasos. No habré tardado más de diez segundos, pero cuando llegué a la esquina ya no estaba.

En la cuadra solo hay un caserón que parece abandonado. Los postigos están cubiertos por unos plásticos negros bien amarrados y las puertas están protegidas por maderas terciadas. El paredón del frente, cubierto por una madreselva, tiene una sola entrada y está cerrada con una cadena oxidada.

Me voy a quedar un día más. Tal vez la confundí con otra persona. No sé. Preguntaré por ahí. Si fuera ella me ahorraría casi 4 mil kilómetros. Ahora me voy al oeste, a un campito en el que, según el conserje, está permitido practicar tiro y tal vez pueda cazar algo. También me llevo la ballesta porque hace mucho que no la uso y tengo que practicar un poco.


Bloxito.No leer | Roja visión (2007-10-30 16:21) | 1 Comentarios

Etiquetas:

Primer día de viaje

por Malambo en Bloxito.No leer | 2007-10-27 | 2 Comentarios


Vamos bien, pocos comentarios al post anterior y de personas que me conocen de antes de ahora. El resto no se enteró de la existencia de este blog o, si se enteró, no le importó demasiado. Es una suerte tener visitas valiosas pero escasas porque ayuda a que el mensaje se mantenga oculto la mayor cantidad de tiempo posible.

La partida de casa anoche a la madrugada no fue tan placentera como esperaba. Había tomado la precaución de descansar bien, de dormir una buena siesta para no tener sueño en la ruta, pero la neblina tapó las estrellas durante toda la noche y no pude avanzar lo que hubiera deseado. El reflejo de los faros de mi propio auto hizo que a poco de salir empezara a dolerme la cabeza.

Estoy a unos 300 kilómetros de casa en la habitación de un hotel de pueblo chico. El cuarto no es muy espacioso, apenas entra la cama, el placard y una mesita, pero mantiene una temperatura agradable durante todo el día y el agua de la ducha sale muy caliente y con una presión que ahoga. Acabo de bañarme y estoy envuelto en mi bata verde de toalla sentado a la mesita que da a una pared celeste pálido y un poco sucia. Es extraño, el mar ya no se escucha y sin embargo la sensación de soledad persiste.

Dejé dicho en recepción que me despierten a las 7.30, pero no confío. Llegué ayer a la tarde y no me vieron cuando salí a recorrer el pueblo, así que deben pensar (si es que piensan) que estoy en la habitación desde que ingresé al hotel.

Mi cuarto está en un primer piso y el balcón da a una empinada loma de césped muy cuidado. Me escurrí sobre la baranda y de un salto caí en el pasto. A veces me pregunto si vale la pena guardar con tanto celo el secreto de mis ensayos. La vuelta por el mismo lugar resultó un poco más difícil, pero cuando no hubo nadie a la vista pude lograrlo.

En la recorrida visité dos o tres cibers, pero por alguna razón ninguno permite la conexión de “máquinas ajenas ni USB”, así que en vez de llevar la compu voy a tener que copiar este texto en un disquete para reeditarlo.

NOTA: Al final convencí al encargado de que me permita utilizar la memoria flash.


Bloxito.No leer | Primer día de viaje (2007-10-27 19:52) | 2 Comentarios

Etiquetas:

Partida

por Malambo en Bloxito.No leer | 2007-10-26 | 7 Comentarios


Siempre pensé que los blogs eran herramientas de comunicación inútiles. No puedo estar seguro de que alguien lea de verdad lo que escribo pues quienes llegan a mi vidriera de pequeñas vanidades lo hacen por azar. Cada día confirmo la angustiante sospecha: Acá estoy yo y más allá una extensa y vacía oscuridad.

Pero este caso es distinto. No importa si alguien me lee ahora, en serio. Se trata de un mensaje en una botella que lanzo para que dentro de un tiempo el que lo encuentre entienda por qué hice lo que haré dentro de poco. Voy a empezar un viaje del que no volveré; día a día –o cuando las circunstancias lo permitan– echaré mano a mi portatil y contaré lo que vaya ocurriendo en ese trayecto de una sola mano.

Seguramente me resultará imposible escribir y publicar el mismo día porque en muchos pueblecitos no habrá conexión a internet, pero haré lo posible para que el retardo no sea excesivo. Ahora es de madrugada, la noche está fría y muy silenciosa. Detrás de la bruma, el ruido monótono del mar acentúa la soledad.

Acabo de cargar tres valijas con ropa y una cámara de fotos en el baúl del auto. Las hice entrar apretadas para que escondan de la vista de algún curioso ocasional tanto la escopeta y los cartuchos como la bayesta. Estoy terminando de tomar mi último café, después apagaré la máquina, la guardaré en su estuche, cerraré puertas y postigos que quizá ya no vuelva a ver y pondré, por fin, rumbo norte.


Bloxito.No leer | Partida (2007-10-26 21:45) | 7 Comentarios

Etiquetas:

portada | subir
La barra superior pertenece a Tobias Bergius (Listamatic)
(CC) 2005-2007 - Malambo